Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: NUEVOS MITOS URBANOS

Nuevos mitos urbanos

Mito número uno.
Un hombre que intenta recordar cómo eran los noticieros cuando era muy pequeño. Recordaba que siempre había un pedazo de noticias internacionales y otro de noticias nacionales. Pero hasta ahí le llegaba la memoria. Pensaba en contenidos y siempre era la misma conclusión. Nunca le habían contado de veras lo que pasaba. El valor de la retrospectiva.
Mito número dos.
Justo al atardecer se le ve por las ciclovías que están por las vías principales. Siempre yendo en sentido contrario al tráfico motorizado. Con chaleco, casco, maleta amarrada y una sonrisa se le ve agitando la mano diciendo a los carros ‘chao, pirobos, chao!’. Sólo lo escucha el viento que pasa pero a él no le importa.
Mito número tres.
Dizque hay un policía por el barrio Santa Isabel. El tipo no trabaja allá sino que vive por la zona. Eso dicen. Algunas noches, uno no sabe cuáles porque son, dicen, las que no trabaja, se le ve en tiendas de la zona con amigos. Jartando. Y en esas cuenta, dicen, que a él no le gusta cascar pelados. Que no le ve sentido a eso de asustar chinos que fumen en parques. Dice que él prefiere sólo pasar y ver que todo esté bien. Al ratico, se le ha escuchado decir, los ve, a los chinos, caminando por el barrio mirando para el techo. Dicen que se ríe mucho cada vez que lo cuenta.
Mito número cuatro.
Se dice que hay una pareja de hombres. Se hacen en la puerta del medio del transmilenio. Normales, promedio. No tienen porque llamar la atención. Son irrelevantes. Sin embargo todas las miradas los tienen en cuenta tras el comentario de uno de ellos ante la cantidad de gente embutida en el vagón. -Si alguno me pisa le doy puñal. Todos quedan quietos. Nadie sabe si está bromeando.
Mito número cinco.
Le pasó a un amigo de un amigo de un conocido. El tipo bajaba del apartamento de una vieja, por Chapinero, tres de la mañana. Un aguacero durísimo. Bajan juntos porque van a coger taxi. El taxi se demora. En medio del aguacero y la séptima (o trece, no me acuerdo) vacía, una anciana iba arrastrando una zorra llena de bolsas grandes y pequeñas. Tenía puesto una capa hecha con una bolsa negra y, lo más curioso, un sombrero de copa baja forrado con lentejuelas moradas. La lluvia y la luz amarilla reflejaban. Escalofriante.
También hay versiones que dan cuenta de un anciano. Barbudo, encorvado, mal vestido. El tipo recorre las calles bonitas con un costal. A media noche uno lo ve entre los barrios residenciales escarbando las basuras.
Mito número seis.
Un universitario, un pelado. Le toca pasar dos puentes peatonales para llegar a la casa o para llegar a donde estudia. Siempre en horas pico es lo mismo. Sabe que no hay otra manera de manejar tanta gente, pero le molesta caminar alineado. Tanta gente en los puentes, moviéndose y no moviéndose de a momentos, le daba la impresión de ver una línea de producción de alguna fábrica del futuro. Para hacerle el quite a esa sensación el muchacho pasaba el puente intercalando pasos con saltos cortos. Dicen que pareciera que estuviese bailando.
NUEVOS MITOS URBANOS
MITOS URBANOS
Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.