Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: MITOS Y VERDADES: EL MATE

Mate : mitos y verdades

9e15880ae4863dbd8a512a6ac5a99402 MITOS Y VERDADES: EL MATE mitos y leyendas
Una sommelier especializada en yerba mate, reveló cuáles son los mitos y cuáles son las verdades
en torno al ritual del mate: Hace bien: VERDAD.
Tampoco se sabe con detalle las propiedades del mate y los beneficios que le puede aportar al cuerpo.
Es de popular conocimiento que es un gran aliado de las dietas pero lo que no se sabe es que facilita la diuresis; es antioxidante; ayuda a reducir el colesterol -baja el colesterol LDL o colesterol “malo”, a la vez que promueve el aumento de colesterol HDL o colesterol “bueno”; y es un energizante natural, característica por la cual es muy tenido en cuenta en el mundo.

Todas las yerbas mate son iguales: MENTIRA.
“Elaborar yerba mate es un verdadero arte, es como elaborar un buen vino”, explicó Trapaga.
Cada vez hay más investigaciones y se genera más conocimiento en torno al mate por lo que con el pasar de los años, lejos de quedar en el olvido, se diversificaron las variedades de yerbas según los gustos y necesidades del consumidor. Ahora, se pueden encontrar variedad de propuestas: mate con prebióticos, que ayudan a mejorar la salud del sistema digestivo; “relajante” con menor cantidad de mateína, que actúa como estimulante o, al revés, con mayor cantidad del compuesto, lo que se le dice una yerba “energizante”.

El mate se cura dejando la yerba húmeda en su interior por tres días: MENTIRA.
En realidad el correcto proceso de curación dura como mínimo dos semanas y el mejor recipiente es el que está hecho con calabaza.
Se debe llenar con yerba ¾ partes de su capacidad, agregarle agua a temperatura correcta (no debe superar los 85 grados de temperatura) y una vez humedecida la yerba, dejarlo estacionar unas 12 horas.
Luego, se saca con una cuchara y se raspa para retirar los restos de calabaza. El mismo proceso se hace durante quince días, ya que un mate mal curado provoca un sabor amargo en la infusión.

Las bombillas no hay que curarlas: MENTIRA.
Cuando se compra una bombilla lo ideal es “desinfectarla” colocándola en una olla con agua hirviendo y una cucharada de bicarbonato de sodio durante unos 20 a 30 minutos.
Luego, se enjuaga en un chorro de agua fría. Este proceso es ideal para mantenerla higiénica ya que gracias a este proceso, se desprenden los restos que quedan en el interior. Se aconseja hacerlo cada 15 días.

El agua de mate no se debe hervir: VERDAD.
Si se deja hervir pierde oxígeno por lo que pierde las propiedades que hacen que se sienta el sabor a la yerba y, además, la quema. Si se superó el punto de ebullición lo ideal es cambiar el agua.

El verdadero mate se bebe amargo: VERDAD.
En realidad es la mejor forma de sentir el sabor a la yerba. Tanto el azúcar como el edulcorante tapan sus componentes; lo mismo ocurre con el café. En cambio, sí se lo puede acompañar con cascaritas pero deben ser colocadas en el momento.

Cómo preparar un buen mate
Se coloca la yerba en ¾ partes de la capacidad del mate, se lo agita tapándolo con la palma de la mano para acomodar sus ingredientes y, luego, se lo ubica en su posición normal lentamente para que la yerba quede levemente hacia un costado.
Allí va a quedar un hueco en el que se le va a colocar un chorro de agua fría o tibia (nunca caliente) y se lo va a dejar reposar unos segundos para que se absorba.

Luego, se coloca la bombilla en ese espacio húmedo. Finalmente, el mate debe ser cebado en forma pausada y cerca de la bombilla.
A medida que va perdiendo sabor la yerba, se puede ir avanzando hacia el centro del mate para mantener su gusto.

MITOS Y VERDADES: EL MATE
MITOS Y LEYENDAS
Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.