Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: MITOS SOBRE LOS ALIMENTOS Y LA NUTRICION

Mitos sobre los alimentos y la nutrición

Son muchos los mitos sobre la alimentación que oímos diariamente. Que si el aceite virgen no engorda, que los productos light son bajos en calorías, etc. La mayoría de ellos son falsos, por lo que no está de más conocer la verdad sobre algunos mitos y creencias de la alimentación:

Mitos sobre la alimentación

1. El chocolate es muy perjudicial y debemos eliminarlo de nuestra alimentación.
El chocolate contiene unas sustancias conocidas como flavonoides que ayudan a mantener el corazón sano, facilitan una buena circulación sanguínea y disminuyen la coagulación de la sangre. El cacao es un producto rico en sustancias antioxidantes que ayudan a reducir el daño de partículas tóxicas conocidas como radicales libres. A pesar de estas virtudes contiene alrededor de un 30% de grasa, por lo que conviene consumirlo con moderación.

2: El huevo marrón alimenta más que el blanco.
El color del huevo es determinado por la raza de la gallina y su alimentación, pero no influye en la calidad de los nutrientes.

3: No importa cuanto comamos, lo importante es no mezclar alimentos: hidratos y proteínas.
Típico de las “dietas disociadas”, carece de fundamento científico ya que nuestro cuerpo se encuentra dotado de enzimas capaces de digerir los alimentos juntos o separados sin disminuir su actividad o eficiencia. Recordemos que cuanto más variada sea una comida más nutritiva será. La razón por lo que algunas personas pierden peso con estas dietas es porque la alimentación se torna monótona y aburrida y terminan comiendo menos.

4: Los conservantes son perjudiciales para la salud. Sin los conservantes, la cadena alimenticia no sería tan segura como lo es en la actualidad. Las estrictas normativas aplicadas y los rigurosos controles científicos hacen que estos sean elementos seguros en nuestra dieta.

5: Para perder peso lo mejor es no comer hidratos de carbono (pan, cereales, azúcar, legumbres y pastas).
No olvidemos que los hidratos de carbono son nuestra principal fuente energética (y que deben aportar el 55 % del total de las calorías) y por otro lado aportan sólo 4 kcal/g a diferencia de las grasas (9 kcal/g). Una dieta con restricción de hidratos será rica en proteínas y grasas, lo que favorece al aumento de colesterol y ácido úrico.

6: Sólo el café contiene cafeína.
La cafeína también está presente en forma natural en las hojas de té, los refrescos y las semillas de cacao, aunque en este caso en cantidades menores. Los cafés descafeinados también contienen cafeína aunque en una proporción muy pequeña.

7: Las mujeres embarazadas necesitan comer por dos.
Las mujeres embarazadas necesitan consumir en los dos últimos trimestres 300 kcal más, pero lo importante no es comer mucho, sino comer bien, o lo que es lo mismo, no importa tanto la cantidad como la calidad.

8: Todos los productos light son bajos en calorías.
Un producto light es aquel al que se le ha reducido o eliminado alguno de sus componentes. No significa necesariamente que tenga pocas calorías, es el caso de margarinas, mayonesas, patés, chocolates, que pese a que pueden venderse como light, siguen aportando muchas calorías. Light significa que tiene menos calorías que el producto original, pero pueden seguir conteniendo muchas calorías.

9: Es necesario tomar suplementos vitamínicos para cubrir nuestras necesidades. En la mayoría de los casos la cantidad de vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para llevar a cabo sus funciones es muy pequeña por lo que a partir de una dieta equilibrada podemos satisfacer nuestros requerimientos tanto de vitaminas como de minerales, sin embargo, sí es recomendable el consumo de estos suplementos por mujeres embarazadas, lactando o en personas que padecen algún tipo de enfermedad en las que no se pueden absorber correctamente estos nutrientes, o cuando se hacen dietas para adelgazar de menos de 1400 Kcal.

10: Beber zumo de naranjas, pomelo o limón por las mañanas quema las grasas.
Ningún alimento tiene esa función, lo único que puede quemar la grasa es comer menos calorías de las que tu cuerpo necesita o hacer ejercicio. No obstante es muy saludable acompañar el desayuno con frutas y zumos por su importante aporte vitamínico.

11: Saltearse comidas ayuda a adelgazar. Todas las investigaciones sobre el tema muestran que, en realidad, saltarse las comidas puede desencadenar una sobre compensación y una mayor ingestión de alimentos en la siguiente comida. Y no sólo eso, cuando nos saltamos una comida, el cuerpo compensa la pérdida de energía conservando lo ya ingerido y ralentizando el metabolismo.

12: Las dietas ricas en proteínas ayudan a adelgazar.
Las proteínas son fundamentales en una dieta equilibrada pero no adelgazan y deben ser consumidas con moderación (15 a 20 % del total de la dieta), ya que su exceso no tiene ventajas y es extraordinariamente costoso su consumo, además que de forma natural suelen ir acompañadas de abundantes grasas de origen animal.

13: Algunos alimentos son los responsables de que engordemos.
Esto no está científicamente demostrado y por otro lado, la obesidad es una enfermedad multifactorial por lo que no tiene sentido atribuirle su aparición a determinados alimentos, esto sólo contribuirá a empobrecer nuestra alimentación y no por ello hacerla más sana o más baja en calorías.

14: Las plantas medicinales al ser “naturales” son inocuas y nos ayudan a adelgazar.
Existe la creencia generalizada de que la fitoterapia como se realiza “a base de productos naturales” no tienen efectos adversos y no pueden ser perjudiciales. Esto no es así, deberían emplearse con la misma cautela que cualquier otro fármaco ya que algunas tienen numerosas contraindicaciones, pueden tener interacciones con otros fármacos y algunas carecen de datos preclínicos de seguridad. Si bien una amplia variedad suele emplearse para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad sólo una pequeña parte de la misma tiene tal indicación terapéutica.

15: La sal engorda.
La sal no engorda. La sal es un mineral y no tiene calorías, pero puede producir retención de agua en enfermedades como la insuficiencia cardiaca, renal o hepática, pero en personas normales no altera su peso.

16: El aceite de oliva no engorda.
Todos los aceites vegetales (oliva, girasol, maíz…) tienen las mismas calorías, que por cierto no son pocas 90 Kcal./10 cc por lo que no debemos excluirlo de la dieta, pero si consumirlos con moderación. El aceite de oliva, en concreto, tiene más efectos beneficiosos para la salud.

17: El pan integral engorda menos que el pan blanco.
Ambos aportan similar cantidad de calorías, pero es cierto que el integral tendrá el beneficio de aportarnos fibra y mayor cantidad de vitaminas y minerales provenientes del cereal entero.

MITOS SOBRE LOS ALIMENTOS Y LA NUTRICION

Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.