Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: LA LEYENDA DEL VAMPIRO DEL CEMENTERIO

El Vampiro del cementerio Highgate

9233cb3ba3d1a8fde457915d35601096 LA LEYENDA DEL VAMPIRO DEL CEMENTERIO mitos y leyendas

El vampiro del cementerio de Highgate.

El vampiro del cementerio Highgate, o el vampiro de Highgate (Highgate vampire), como lo llama la leyenda, es toda una celebridad -y un misterio- para los amantes de los vampiros.

El cementerio de Highgate está ubicado en Londres. Es un sitio de arquitecturas sobrecargadas, esculturas voluptuosas, ideal para la ambientación gótica o para imaginar esperpentos imposibles. Allí, afirman los creyentes, acecha un vampiro desde 1970.

La reputación del vampiro de Highgate ha sido fundamentada mediante innumerables reportes. De hecho, muchos eruditos han aprovechado el caso para estudiar la construcción de las leyendas, su desarrollo y orígenes.

Primeros rastros del vampiro de Highgate:
Las primeras historias de este vampiro datan de 1970. Un grupo de jóvenes adeptos al ocultismo afirmaron haber visto una silueta nebulosa flotando entre tumbas. David Farrant, uno de los más interesados en el asunto, pasó la noche del 24 de diciembre de 1970 en el cementerio de Highgate, y declaró que no sólo vio al espectro mencionado, sino que pudo determinar -mediante una estratagema etílica- que se trataba de un vampiro.

El rey de los vampiros.
El cementerio de Highgate se vio asediado por satanistas y curiosos de toda Inglaterra. Algunos de ellos hicieron circular un panfleto que hablaba del Rey de los Vampiros, un noble y ocultista del siglo XVIII -cuyo nombre no revelaron-, quien fue enterrado allí siguiendo las más estrictas arquitecturas de lo paranormal, creando un mausoleo con entradas secretas, extrañas formaciones piramidales y asimetrías desconcertantes.

La popularidad de este Rey de los Vampiros -llamado a veces El Rey Vampiro de Valaquia (King Vampire from Wallachia) tomó por asalto los titulares de periódicos serios y no tanto. Muy pronto se elaboraron toda clase de hipótesis para su existencia, incluso circula por allí una biografía apócrifa de este impreciso rey de los vampiros.

La caza del vampiro de Highgate.
El viernes 13 de marzo de 1971 comenzó la denominada Caza del vampiro de Highgate, que se prolongó durante tres días orgiásticos. Los resultados de la pesquisa son ambiguos. Algunos vociferan haber encontrado la raíz de la historia del vampiro de Highgate, y otros, más excépticos, afirman que todo fue una gran confusión de orden climátologica. Incluso hubo quienes declararon haber visto a una vampiresa de larga cabellera roja, detalle con implicaciones formidables que luego analizaremos.

Tiempo después, se publicó una historia temblequeante sobre una dama muerta en europa oriental, quien fue transportada a Inglaterra en un sarcófago especialmente diseñado para conservar su cuerpo. Una vez allí, siguiendo ciertos rituales que no mencionaremos, aquel noble esquivo logró que su amante epistolar retorne a una vida repugnante durante ciertas noches del año.

El fin del vampiro de Highgate.
Conluído el fervor inicial, el vampiro de Highgate fue cayendo en un piadoso olvido. Las autoridades siguieron recibiendo denuncias de actos de vandalismo y brujería, pero sin la periodicidad de antes. David Farrant fue encarcelado por profanar diversas tumbas y por conservar extremidades y dientes de algunos difuntos, cargos que negó rotundamente, no así el haber perforado con una estaca a cierta anciana fallecida, a quien le otorgaba el dudoso honor de ser un vampiro menor del cementerio.

Los Otros Vampiros en el cementerio de Highgate.
Nuestro viaje al cementerio de Highgate fue, desde ya, puramente literario. Tras abordar las abstrusas elucubraciones de los fanáticos, estudiamos una lista de celebridades enterradas en el cementerio gótico -sector oeste de Highgate- y descubrimos que, además de Karl Marx y George Elliot -seudónimo de Mary Ann Evans-, allí se encuentra la tumba de Elizabeth Eleanor Siddal, Lizzie Siddal, para los cercanos; una trágica poetisa largamente citada por Los Otros Vampiros.

Es curioso advertir que Elizabeth Siddal poseía una larga cabellera rojiza, la cual bien pudo ser una inspiración para las visiones alucinógenas de los satanistas. De todos modos, no imaginamos una vampiresa más encantadora y trágica que nuestra adorada Siddal. Su presencia en la historia justifica ampliamente este artículo trasnochado.

LA LEYENDA DEL VAMPIRO DEL CEMENTERIO

LEYENDAS DE VAMPIROS

Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.