Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: LA LEYENDA DEL GÜIJE, CUBA

El güije, un personaje de leyenda Cuba

117a3f15131e5bbfe7711362df5a5a01 LA LEYENDA DEL GÜIJE, CUBA mitos y leyendas

El güije es un personaje intrínsecamente ligado a los mitos y leyendas de esta ciudad, a unos 350 kilómetros al este de La Habana, camino a los 500 años de fundada.

Cuentan que estos pequeños seres, juguetones y pícaros, de color de ébano, habitan en charcos, lagunas y ríos.

Dicen que son diminutos, de ojos saltones, cabezones, andan desnudos o semidesnudos, o apenas vestidos con bejucos, pero mientras unos los describen como calvos, otros aseguran que poseen mucho pelo y enmarañado.

Para la mayoría son dos: hombre y mujer.

La imaginación de los espirituanos -en muchos pueblos cubanos es similar el mito- sitúa al güije en las aguas del río Yayabo, que atraviesa esta ciudad central del país, la cuarta fundada por el Adelantado Diego Velázquez en la Isla, en 1514. Esto confirma la tradición, recogida por el historiador Manuel Martínez-Mole.

COMO LOS DUENTES

Con el arribo a estas tierras de esclavos africanos y braceros chinos, llegaron también nuevas historias, tan fantásticas como la imaginación del ser humano es capaz de crear.

Algunos estudiosos atribuyen el nacimiento de este vivaz personaje, a quien a veces también se denomina jigüe o chichiricú, a la creatividad de nuestros aborígenes.

Así surgieron estos seres equivalentes a los duendes que aparecían y desaparecían entre las arcadas del puente sobre el río Yayabo -Monumento Nacional y único de su tipo en Cuba- o sonaban cadenas en las noches de luna llena por las calles empedradas.

Algunas de estas calles de piedra sobreviven al paso del tiempo, como la que es conocida desde hace muchos años con el nombre de Llano.

Expresan los amantes de la tradición que los güijes acostumbraban a hacer un sinnúmero de diabluras y con ellas asustaban a quienes transitaban por ese añoso puente, el cual se cree debe su fortaleza al uso de la leche de burra o de vaca en la mezcla utilizada en su construcción.

FIESTERO Y JUGUETÓN

La imaginación vuela aún más y relatan que, en los festejos por el Santiago Espirituano -los cuales se celebran en julio-, los pequeños seres hacían recorridos a caballo, bebían hasta saciarse, sin embriagarse del todo, y asistían enmascarados a los bailes para evitar ser reconocidos.

Entre las numerosas leyendas surge la relacionada con un güije que deambula por un túnel y sale por el presbiterio de la Iglesia Parroquial Mayor, Monumento Nacional, ubicada en el mismo corazón del Centro Histórico de Sancti Spíritus, muy cerca del río Yayabo.

Aparecen tanto en ríos, charcos y lagunas como en la literatura cubana, la música, las artes plásticas, las películas, las series infantiles y los dibujos animados.

Juan Rodríguez Paz, El Monje, quien falleció en 1995 y fue uno de los pintores primitivos más reconocidos del país, trascendió por sus plumillas colmadas de güijes y duendes.

Aunque resulta muy difícil que hoy los habitantes de esta villa colonial crean en la existencia de tales seres, como mito o leyenda de esta ciudad y de tantas otras en la Isla, es acertado conservar su memoria por ser un personaje perteneciente a la cultura popular cubana.

Como cualquier niño travieso, el güije sigue siendo fuente de inspiración para muchos en esta ciudad que se acerca al medio milenio de fundada, y por si acaso es mejor pasar prevenido por el puente sobre el río Yayabo, sobre todo si cae la noche y asoma la luna llena.
Sancti Spíritus, Cuba .(*) La autora es corresponsal de Prensa Latina en la provincia cubana de Sancti Spíritus.

LA LEYENDA DEL GÜIJE, CUBA

MITOS Y LEYENDAS

Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.