Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: LA LEYENDA DEL GOLEM (EL GIGANTE DE ONCE QUE SALVA VIDAS)

El Golem (El gigante de Once que salva vidas)

MItologia Argentina

ec2c8910e23060daa33201a9111bef8b LA LEYENDA DEL GOLEM (EL GIGANTE DE ONCE QUE SALVA VIDAS) mitos y leyendas
El Golem gigante de Once que salva vidas

Cuenta una historia de hace muchos años que por las calles de Once (Barrio de la ciudad de Argentina) merodea un personaje de casi tres metros de altura que cuida a los habitantes de la zona. Este gigante “bonachón” ha salvado a víctimas de choques y ha espantado a más de un delincuente, o al menos esto es lo que narran los vecinos de Balvanera que confían en su presencia protectora. Son muchos los que afirman que este ser es el mismísimo Golem, Si bien la historia oficial habla de un solo Golem, otros afirman que Bezabel creó trece de estos seres de arcilla y que uno de ellos llegó a Buenos Aires de la mano de un rabino, con los inmigrantes judíos. De ahí en adelante, la historia se divide en varias versiones: algunos cuentan que antes de morir el rabino encerró al gigante en una habitación inaccesible a la que nadie podía entrar, que estaría junto a un hospital, en Caballito. Otros creen que vive en un callejón escondido, que podría ser el pasaje Colombo o el Victoria. De una u otra forma, hay vecinos que aseguran que el gigante le salvó la vida a más de una persona.

¿que es un golem?

Un golem es, en el folclore medieval y la mitología judía, un ser animado fabricado a partir de materia inanimada. En hebreo moderno, la palabra «golem» significa «tonto» o incluso «estúpido». El nombre parece derivar de la palabra gelem, que significa «materia en bruto». Scholem, en su obra “La Cábala y su Simbolismo”, escribe que el Golem es una figura que cada treinta y tres años aparece en la ventana de un cuarto sin acceso en el gueto de Praga. La palabra golem también se usa en la Biblia (Salmos 139:16) y en la literatura talmúdica para referirse a una sustancia embriónica o incompleta. Similarmente, los golems se usan primordialmente en la actualidad en metáforas, bien como seres descerebrados o como entidades al servicio del hombre bajo condiciones controladas pero enemigos de éste en otras. De forma parecida, es un insulto coloquial en yidis, sinónimo de patoso o retrasado.

Historia

Las primeras historias sobre golems se remontan al principio del judaísmo. Los golems fueron creados por personas creyentes y cercanas a Dios. Como Adán, el golem es creado a partir del barro, insuflándole después una chispa divina que le da la vida, de manera que la creación de Adán es descrita en un principio como la creación de un golem. Desde este punto de vista, algunas personas con un cierto grado de santidad y acercamiento a Dios podrían adquirir algo de su sabíduría y poder. Uno de esos poderes sería el de la creación de vida. Sin embargo, no importa qué grado de santidad tuviera una persona, el ser que creara sería solamente una sombra del creado por Dios, ya que, entre otras cosas, el golem carece de alma. La incapacidad principal del golem era la incapacidad de hablar. Tener un golem era visto como el símbolo final de la sabiduría y la santidad, y hay muchos relatos de golems conectados con rabinos ilustres durante toda la Edad Media. Otros atributos del golem fueron añadidos gradualmente con el tiempo. En muchas historias el Golem lleva grabadas palabras mágicas o religiosas que le dan vida y lo mantienen animado. Grabando los Nombres de Dios en su frente, (o en una tablilla de arcilla bajo su lengua), o bien la palabra Emet (‘verdad’ en lengua hebrea) en su frente son algunos ejemplos frecuentes. Al borrar la primera letra de ‘Emet’ para formar ‘Met’ (‘muerte’ en hebreo) el golem podía ser destruido o desactivado, quedando solamente su cuerpo de barro inerte. El relato más famoso relativo a un golem involucra a Rabbi Judah Loew, el Maharal de Praga, un rabino de siglo XVI. Se le atribuye haber creado un golem para defender el gueto de Praga de Josefov de los ataques antisemitas, así como para atender el mantenimiento de la sinagoga. La historia del Golem aparecía en la letra en 1847 en una colección de relatos judíos, publicado por Wolf Pascheles de Praga. Aproximadamente sesenta años después, una descripción ficticia fue publicada por Yudl Rosenberg (1909). De acuerdo con la leyenda, el Golem podía estar hecho de la arcilla de la orilla del río Vltava (río Moldava) en Praga. Tras realizar los rituales prescritos, el Rabbi desarrolló el Golem y lo hizo venir a la vida recitando los conjuros especiales en hebreo. Cuando el Golem de Rabbi Loew creció más, también se puso más violento y empezó a matar a las personas y difundir el miedo. Al Rabino Loew le prometieron que la violencia en contra de los judíos pararía si el Golem era destruido. El Rabbi estuvo de acuerdo. Para destruir el Golem, eliminó la primera letra de la palabra “Emet” de la frente del golem para formar la palabra hebrea que representaba la muerte. (De acuerdo con la leyenda, los restos del Golem de Praga están guardados en un ataúd en el ático del Altneuschul en Praga, y puede ser devuelto a la vida de nuevo si es necesario.) La existencia de un golem es a veces algo con pros y contras. Los Golems no son inteligentes – si se les ordena llevar a cabo una tarea, tardarán y las instrucciones las ejecutarán literalmente. A este respecto, es famosa una anécdota, según la cual la mujer del rabino le pidió al golem que fuera “al río a sacar agua” a lo que el golem accedió de la manera más literal posible; fue al río, y comenzó a sacar agua del mismo hasta que inundó la ciudad. A finales del s. XIX, el grueso de la sociedad europea adoptó la figura del golem. Notoria es la novela de Gustav Meyrink, El Golem, de 1915, basada en los relatos sobre el golem creado por el Rabino Judah Low ben Bezalel. Este libro inspiró una serie de clásicos expresionistas del cine mudo, entre los que destaca la serie El Golem, de la que es especialmente famosa “El Golem: cómo vino al mundo” (también estrenada como “El Golem”, 1920, EE.UU. 1921). Otro famoso tratado de la misma época es “EL Golem”, “poema dramático en ocho secciones” en yidis de H.Leivick, 1921. Estas historias atestiguaron un cambio dramático del golem, por ello el golem pasa a convertirse en la creación de místicos ambiciosos que inevitablemente serían castigados por su blasfemia, muy similares al Frankenstein de Mary Shelley y al homúnculo alquímico. Algunos han considerado al golem como precursor de los androides. En el año 2005 la historia del golem regresó a sus raíces judías en una nueva tira cómica del periódico israelí Yedioth Ahronoth que lo presentaba como un superhéroe patrocinado por el gobierno que protege a Israel de sus problemas internos y existenciales.

El poema de Jorge Luis Borges “El Golem”

El escritor argentino Jorge Luis Borges, en su obra “El otro, el mismo”, escribe un poema titulado “El Golem” donde se refiere al mito. Borges como palabras preliminares a la lectura del poema declaró que “el Golem es al rabino que lo creó, lo que el hombre es a Dios; y es también, lo que el poema es al poeta”. A partir de la cita del Crátilo de Platón de que “el nombre es arquetipo de la cosa”, abarca el tema de la Cábala y el mito en cuestión. No es cuestión a tratar aquí la interpretación que podamos darle al poema, baste con citar un fragmento:

No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.

Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dió a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave,

la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de las Letras, del Tiempo y del Espacio.

Paradójicamente en el poema la única rima que encontró Borges para la palabra Golem fue Scholem.

El cabalista que oficio de numen
a la vasta criatura apodó Golem
esas verdades las refiere Sholem
en un docto lugar de su volumen

y más adelante en el poema

Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino.)

LA LEYENDA DEL GOLEM (EL GIGANTE DE ONCE QUE SALVA VIDAS)

LEYENDAS MITOLOGICAS

FUENTE: http://todoangelesyduendes.blogspot.com/2010/10/el-golem-el-gigante-de-once-que-salva.html

Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.