Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: LA LEYENDA DEL DRAGON

El Dragón

En las cercanías de un pueblo, en una gran sima, se guarecía un dragón de siete cabezas que tenía atemorizada la comarca; devoraba todo cuando encontraba: hombres, ganados, cualquiere cosa que considerase comestible… El caso concreto es que nadie se atrevía a transitar por aquellos caminos de muerte. Todas las familias del pueblo guardaban luto por causa de aquella bestia feroz.

Angustiados los vecinos se reunieron con el propósito de buscar una solución a tan grave mal. Lo mejor hubiera sido matar al dragón. Pero, ¿quién se atrevería a hacerlo? El que hasta entonces lo había intentado estaba ya bajo tierra. Por fin decidieron llegar a un arreglo con el dragón mediante un pacto que consistía en entregarle cada año una doncella del pueblo con la condición de dejar en paz a los demás habitantes. El monstruo aceptó tal convenio.

Todos los años echaban a suerte entre los vecinos para saber a que joven doncella le correspondería ser entregada al dragón. Se la llevaba cerca de la sima y la bestia la devoraba. Aquel año le había correspondido a la hija del rey. El noble padre, angustiado, prometió que obtendría la mano de la princesa aquél que la librase de terminar su vida entre las fauces del dragón.

Llegado el día, ataron a un árbol a la hija del rey abandonándola a su triste destino. El padre estaba desesperado; ningún voluntario se había presentado para matar al dragón. La muchacha lloraba horrorizada. Poco faltaba para que el monstruo devorador apareciese, cuando llegó un pastor con un enorme perro preguntándole a la joven el por qué estaba allí en aquel árbol. La muchacha le explicó la razón de su infortunio y el pastor quedó a su lado.

Con gran estruendo y estrépito apareció el dragón. El pastor le lanzó a su perro que, echándole la presa, le dejó inmóvil, mientras que el muchacho, con absoluto valor y coraje, pudo darle muerte. Soltó en seguida a la princesa.

Los criados del rey, que estaban subidos a unos árboles inmediatos, se acercaron rápidamente y uno de ellos vistió con siete sayas a su señora y cortó las siete cabezas del dragón. El pastor pudo arrancar la lengua a cada una de las cabezas y cortar un pedacito de las sayas de la hija del rey.

Éste dio una gran fiesta para celebrar la salvación de la princesa. A la cabecera del banquete presidían el monarca, su hija y el prometido de ésta, que era el que corto las siete cabezas.

Al final, apareció el pastor con el perro. Los criados querían echarle, pero pudo acercarse al rey diciéndole que él era quien había matado al dragón. El novio oficial protestó enérgicamente, demostrando que él era el matador, al enseñar las siete cabezas. El pastor le interrumpió, diciendo:

-Pero esas cabezas no tienen lengua.

Admirado quedó al comprobarlo. El muchacho enseñó entonces ls siete lenguas y los siete trocitos de las sayas, convenciendo así a todos de que el héroe que había matado al dragón era él. La hija del rey le reconoció como su salvador y se fijó la boda, que fue celebrada con todo lujo y esplendor.

LA LEYENDA DEL DRAGON

LEYENDAS POPULARES

Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.