Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: LA LEYENDA DE LA CREACION DEL HOMBRE

La creación del hombre
c04b2f5a81a679088aa444447a912e03 LA LEYENDA DE LA CREACION DEL HOMBRE mitos y leyendas

- Leyenda de América del Norte -

Después que el coyote hubo creado el mundo y los seres inferiores, quiso crear al hombre, para lo cual convocó un consejo de animales. Escogieron para reunirse un lugar despejado en el bosque, donde se sentaron formando un gran círculo.
El león presidía. A su derecha se sentó el oso pardo, y próximo a éste, el oso castaño. Así, de esta manera, se fueron sentando uno tras otro, hasta colocarse el último el ratoncillo, que se sentó a la izquierda del león.
Éste fue el primero en hablar, declarando que deseaba un hombre con una potente voz, semejante a la suya, con la que asustaría a todos los animales; además debería estar cubierto de piel, tener largos colmillos y fuertes garras. Respecto al color, opinaba que debía ser de un tostado semejante al suyo.
Entonces le interrumpió el oso pardo.
- Esto es ridículo. ¿Por qué debe tener el hombre una voz como la vuestra? Opino que un hombre debe ser de gran fuerza y moverse rápido y en silencio, sin hacer el menor ruido.
El ciervo aseguró que él no estaba de acuerdo con aquello. El hombre, según su manera de pensar, debería tener buenas astas sobre la cabeza, semejante a la suya, para poder luchar. También daba mucha importancia a los ojos y oídos, que deberían tener la sutileza de los suyos.
- Nada de eso -protestó la oveja -. El hombre necesita unos cuernos como los míos, con los cuales pueda topar contra su presa, y no las complicadas astas del ciervo, que se le engancharían en todos los matorrales.
A continuación tomó la palabra el coyote, declarando que en su vida habla oído decir tantas tonterías. Él era, sin duda, superior a todos los animales allí congregados, y, por lo tanto, le correspondía hacer el hombre a su semejanza, pero más perfecto aún que él mismo. Tendría cuatro patas, cinco dedos y una cabeza con ojos, oídos y nariz. No le parecía mal que tuviese una voz como la del león; pero no sería necesario que rugiese.
Entonces el león ordenó al coyote, que paseaba nervioso, que se sentase en su sitio y cesase de hablar.
El oso pardo prosiguió:
- Encuentro que el coyote ha hablado acertadamente en lo que se refiere a la forma de los pies, pues esto le permitiría permanecer derecho fácilmente; por lo tanto, los pies del hombre deberían ser, poco más o menos, como los del oso.
El coyote subrayó después la ventaja que tenían los osos al no tener rabo. Él sabía por experiencia que no servía más que de refugio a las pulgas. También habló de las ventajas que tenían los ojos y oídos de los ciervos, quizá mejores que los suyos, y de las que tenía el pez, a quien siempre había envidiado por la desnudez de su cuerpo. El pelo de los animales era una pesada carga, y, por lo tanto, él deseaba ver al hombre libre de pelo, pero con poderosas uñas, tan largas como las de las águilas.
Por último, reconoció que no había en la reunión, a excepción de él, un animal capaz, por su ingenio, de hacer al hombre. Y al decir estas palabras, levantó su hocico y miró a los reunidos con un aire importante.
El castor se levantó para dar su opinión.
El hombre debe tener una ancha y gruesa cola, con la cual pueda arrastrar fango y arena.
- Todos los animales habéis perdido el sentido – dijo la lechuza, gruñona -. Ninguno de vosotros desea ver al hombre con alas, y yo no comprendo qué podría hacer sobre la tierra un hombre que no las tuviera.
El topo aseguró que estaban todos locos. El pensar en un hombre con alas era el mayor disparate, porque estrellaría su cabeza contra el cielo; además, sus ojos se quemarían con la proximidad del Sol. Sin ojos, en cambio, podría horadar la tierra y ser tan feliz como él.
Finalmente, el ratoncillo levantó su chillona voz:
- Yo haría al hombre con ojos, de manera que pueda ver el alimento que lleva a la boca; pero nunca debería arañar la tierra.
Todos los animales discrepaban entre sí. El Consejo estaba sumido en el mayor desorden; nadie ocupaba su puesto, y, al fin, empezaron a luchar unos con otros. El coyote intentó huir; pero en este momento la lechuza se abalanzaba sobre él, mientras el castor le arañaba la quijada. El león y el oso pardo luchaban como fieras.
Pasado un largo rato, cuando comenzaban a desfallecer, agotados por la lucha, cada animal se sentó y empezó a trabajar, para hacer al hombre de acuerdo con sus propias ideas. Tomaron un terrón de tierra y comenzaron a moldearlo. Pero el coyote lo hacía según lo había descrito en el Consejo.
Era muy tarde cuando se habían puesto a trabajar, y así, la noche llegó antes de que hubiesen terminado su modelo. Empezaron a bostezar, y pronto todos los animales se retiraron a descansar. Uno solo continuaba laborando afanosamente: el coyote, que permaneció así sobre su modelo durante toda la noche. Muy temprano, y antes de que los restantes animales despertasen, el coyote terminó su obra y le dio vida. Al levantarse los demás, vieron con sorpresa que el hombre había sido hecho por el coyote.

LA LEYENDA DE LA CREACION DEL HOMBRE

LEYENDAS DE ALEMANIA

Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.