Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: LA LEYENDA DE LA CIUDAD PERDIDA

LA CIUDAD PERDIDA SE OCULTA DE NOSOTROS

4d78ae6d76dc4f889732f7ef1181d6a0 LA LEYENDA DE LA CIUDAD PERDIDA mitos y leyendas

La Atlántida. El Continente Perdido.
El inicio de la Leyenda.El inicio de la leyenda de La Atlántida surge en el diálogo que Cricia y Timeo mantienen con el filósofo Sócrates, una historia la aprendieron Cricia y Timeo de Solon que, a su vez, la escuchó de boca de sacerdotes egipcios. Platón en el 340 a.C. comienza la historia diciendo: “Hace tiempo, más allá de ese estrecho que llaman las Columnas de Hércules (estrecho de Gibraltar), se hallaba una isla más grande que Asia y Libia juntas, y desde éstas se podía acceder a otras islas y de aquellas a tierra firme que se encontraba enfrente. Esta isla, llamada Atlántida desapareció en las profundidades marinas en el tiempo de un día y una noche” Platón estipulaba en el 9.000 a.C. la desaparición de la isla, lo que podría explicar el fin de la Glaciación en Europa. La corriente cálida del golfo al no encontrar el obstáculo del continente perdido, habría podido llegar al continente Europeo provocando la descongelación de los hielos. Del mismo modo, si la narración de Platón estuviera en lo cierto, cobraría sentido la migración periódica de las águilas hacia el Mar de los Sargazos , donde en otra época podía encontrarse el estuario de un gran río.La idílica isla según Platón. La Atlántida, dícese que fue aquella porción de tierra emergida de las profundidades del mar, que cuando los dioses se repartieron el mundo, fue a formar parte de las riquezas de Poseidón, dios del mar, según la mitología griega. En esta isla vivía Clito, una muchacha huérfana de la que se enamoró el dios. Movido por lo celos, Poseidón transformó la colina donde se hallaba la joven, en una fortaleza despedazando el terreno circundante y alternando zonas de mar y tierra en tres círculos concéntricos. Después embelleció la parte interna de la isla e hizo surgir dos fuentes, una de agua fría y otra de agua caliente. De la unión entre Poseidón y Clito surgieron diez hijos varones, el mayor llamado Atlas (gigante mitológico que lleva el mundo a sus espaldas) fue nombrado rey por sus hermanos, encargando éste, a su vez, el gobierno de una parte de la isla a cada uno de ellos. El subsuelo era rico en minerales y metales entre los que se hallaba el rarísimo oricalco, una aleación de cobre parecida al latón. Tampoco escaseaba la leña, pastos, plantas aromáticas, flores y frutas. Con tal riqueza natural a su disposición, los atlantes erigieron grandiosos templos y bellos y esplendorosos palacios. Construyeron puertos en las zonas anilladas de mar que rodeaban la capital para conectar el palacio real con el exterior y excavaron un canal circular en torno a las construcciones internas. Se levantaron cientos de pueblos en las colinas, mientras que la región de la capital estaba en la llanura: un círculo plano, tan perfecto que parecía estar confeccionado con un torno. El palacio real se erguía sobre la isla más interna, rodeada ésta por una muralla construida con los tres tipos de piedra de la isla: blanca, roja y negra. Otros edificios de la ciudadela se habían alzado con piedras de color, creando un extraordinario efecto cromático. El palacio real estaba protegido por tres muros, el exterior estaba revestido de cobre y el interior de estaño y, finalmente, estaba rodeado por otro muro de oricalco que desprendía reflejos de fuego visibles desde el mar. En el centro de la ciudadela podía contemplarse el templo consagrado a Clito y Poseidón, protegido por un muro de oro: en este lugar se llevaban a cabo los sacrificios en honor al rey. El techo era de marfil con ornamentos de oro, plata y oricalco que también revestía las columnas y el suelo de gran edificio. A sus alrededores se hallaban cien estatuas que representaban las Nereidas( Ninfas marinas asociadas generalmente al culto de Poseidón. Hijas de Nereo, dios del mar padre de Tetis) a lomos de los delfines, y en el centro una gigantesca estatua de oro de Poseidón sobre una concha tirada por seis caballos alados. En la acrópolis se encontraban innumerables fuentes cuyas aguas procedían de manantiales fríos y calientes, con propiedades medicinales y curativas. Alrededor de ellas se habían construido termas y sistemas de conducción para hacer posible el abastecimiento de agua en toda la isla.En el centro de la ciudadela había un enorme hipódromo y tras la acrópolis varios cuarteles acogían a los soldados más valientes de la Atlántida. Cada uno de los reyes que había designado el primogénito de Poseidón y su esposa Clito, tenía poder sobre los ciudadanos del distrito que se le había concedido y se regían por las antiguas leyes de Poseidón. Platón concluye de esta forma su relato: “Éste era el enorme poder que Zeus había concedido a la isla Atlántida, y mientras la naturaleza divina se perpetuó entre ellos, los atlantes se mantuvieron fieles a sus leyes y no se dejaron corromper por el lujo y el poder, ya que eran conscientes de que los bienes sólo crecen en la amistad mutua acompañada por la virtud y desaparecen cuando el hombre es demasiado codicioso”Posibles Ubicaciones de la Atlántida.Las islas Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde.Durante siglos, incluso después de la conquista española, se creyó que las islas Azores eran las cumbres de las montañas de la Atlántida. Los lagos cercanos a Sete Citades y la laguna Das Furnas en la isla portuguesa de San Miguel, pueden ser restos del continente perdido, ya que los restos de arcilla hallados en el lago de la isla a 7.300 metros de profundidad han hecho pensar en el hundimiento de una parte de tierra firme. Según la leyenda, de la Atlántida quedan a la vista sólo las islas Azores, Madeira, Canarias y Cabo Verde: lo que fueron las cumbres de las más altas montañas del Continente Perdido. Pero sus palacios y templos se encuentran sumergidos en el fondo del océano, que tomó de él su nombre: el Atlántico. El lago Poopo, en Bolivia.Los miembros de la Scientific Explorer Society, un grupo de 30 historiadores, arqueólogos y geólogos, comandados por el coronel Jhon Blashford-Snell, se encuentran actualmente en Bolivia comprobando las increíbles coincidencias existentes entre la topografía de los alrededores del lago Poopo y los escenarios descritos por Platón. Utilizando los mapas realizados por los satélites, y comparándolos con los estudios del cartógrafo Jim Allen, que desde hace 17 años examina todos los documentos relativos al Continente Perdido, estos investigadores afirman que la descripción del filósofo griego se adapta perfectamente al altiplano rectangular que hoy alberga el lago. Una zona aún sujeta a terremotos e inundaciones, que estaba recubierta por un mar interno hace 15.000 años. Las formaciones geológicas halladas en tierra firme, la presencia de montañas circundantes de oro, plata, cobre y oricalco, aleación de cobre y oro que se halla sólo en esta zona y responde a las descripciones realizadas por Platón <<…palacios de una piedra que brilla como el oro rojo>>, unidas a los datos sobre el fondo del lago aportados por satélites, hace pensar que se podría encontrar allí, si no la Atlántida, al menos importantes vestigios de civilizaciones precolombinas. La isla de Thera(actualmente Santorini).En los años 70 el análisis con el carbono 14 de un tronco hallado bajo unas las cenizas volcánicas, situó la gran erupción que destruyó la isla de Thera en el 1.456 a.C. Esta fecha coincide con la que ofreció el geólogo griego Angelos Galanopoulos después de analizar algunos pasajes de la Biblia. Galanopoulos concluyó que en este año una explosión volcánica había afectado a todo el Mediterráneo oriental, y que Platón se equivocó en el área de la Atlántida multiplicando por diez las cifras reflejadas, ya que en vez de 9.000 como decía Platón eran 900 como estipulaba Angelopoulos. En 1973, la geóloga Dorothy Vitaliano subrayó que la topografía de la Atlántida descrita por Platón se adaptaba perfectamente a la de Thera: Una caldera creada como la consecuencia de la erupción de un volcán hace muchos siglos. Esta hipótesis se vio apoyada por el hallazgo de un misterioso fresco que yacía bajo las cenizas volcánicas y que representa una isla poblada por una rica civilización y surcada por canales de agua. Otro hallazgo importante que hizo dar más convicción a la hipótesis de Angelopoulus es el hecho de que una investigación realizada en los hielos de Groenlandia por un grupo de científicos dirigido por Gregory Zielinsky de la Universidad de New Hampshire dio como resultado, después de meses de perforación, el hallazgo de una franja de 3Km . de restos de cenizas de otras 400 erupciones. Estas cenizas se conservaron allí durante 7.000 años, tras haber vagado por la atmósfera. Analizando el contenido de azufre de estas cenizas se averiguó que algunas databan del 1.623 a.C., lo que indicaba que procedían de la isla de Thera Esta erupción fue de consecuencias importantes, ya que la violencia de la lava fue tal que llegó a romper el volcán, el mar penetró por las grietas transformándose en vapor y provocando su explosión. Este estallido dio paso a un maremoto y a un terremoto y las cenizas se mantuvieron en la atmósfera en un área de 200.000 Km2 dando pie a un largo periodo de oscuridad que fue clave para el declive de la civilización minoica. Los defensores de la teoría del Continente Perdido en el Atlántico, se oponen a este hecho porque reduciría la mítica Atlántida al rango de pequeña isla y la situaría en el Mediterráneo.Bimimi, las Bahamas.En mayo de 1.969, todo el mundo comentaba la noticia del presunto hallazgo de los vestigios de la Atlántida en los Fondos de Bimimi, en las Bahamas. El arqueólogo Manson Valentine había identificado algo que parecían los restos de una calle. Se trataba de una formación de enormes bloques de roca perfectamente encajados que se alzaban sobre el fondo arenoso a lo largo de varios cientos de metros y que se asemejaban a un sache (el camino ceremonial de los Mayas).Todavía hoy los científicos nos se ponen de acuerdo sobre la interpretación de estos restos. Según algunos, podría tratarse de una extraña formación geológica; para otros es el testimonio de una civilización con una tecnología muy avanzada: la Atlántida. Colinas Submarinas en Little Sole Bank Area.El paleógrafo Viatcheslav Koudriatsev a la cabeza del equipo de científicos del instituto moscovita de Metahistoria sitúa la Atlántida en la cima de una colina submarina en las costas de Cornualles, conocida como Little Sole Bank Area. Tras volver a analizar los escritos de Platón a la luz de los datos sobre la evolución de la tierra, Koudriasev plantea la hipótesis de que hace 10.000 años durante la última era glacial, el nivel de los océanos era inferior al actual y existía una amplía zona de tierra emergida (la Atlántida) en cuya área se encontraba en la actualidad el Mar del Norte y el banco polar céltico. Al final de la glaciación, los bancos polares de Norteamérica, Islandia y el noroeste de Euroasia no se degradaron lentamente sino que por un fenómeno llamado acontecimiento Heinrich, descargaron rápidamente millones de metros cúbicos de agua, causando un repentino y fatal aumento del nivel del mar, lo que provocó la desaparición de la Atlántida.
LA LEYENDA DE LA CIUDAD PERDIDA
LEYENDAS Y MISTERIOS
Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.