Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: LA LEYENDA DE LA CAIDA DE SIMON EL MAGO

La caida de Simón el Mago

Pero con la llegada del cristianismo los brujos y magos vieron en el una amenaza. Simón el Mago, un brujo de Samaria, retó a los apóstoles Pedro y Pablo para probar sus poderes. Simón prometió volar hasta el cielo pero, aunque consiguió levitar, los apóstoles se pusieron a rezar y el brujo calló al suelo. Entonces quiso comprar los poderes a los apóstoles. Los milagros de esta nueva religión atraían la atención de las masas, pero aún así costó mucho eliminar por completo las creencias paganas.
Así el cristianismo se fue imponiendo por todo el mundo conocido de aquella época , aunque debía convivir con los rituales precristianos y esta confusión de lo sagrado y lo profano fue algo que duró hasta muy entrado el s. VII. En esta época se celebró la primera Misa Negra en la España visigoda. Se pensó que si la Misa de Réquiem se hacía para las almas de los difuntos, si se le hacia a una persona viva seguramente su alma abandonaría el cuerpo y esta persona moriría. Aún hoy día se utilizan las velas de cera negra usadas en las Misas de Réquiem para la celebración de Misas Negras.
Los colonizadores sajones de la isla británica llevaron allí a sus dioses, construyeron templos en los que adorarlos. El cabeza de familia dirigía los cultos en su casa y las mujeres conocían encantamientos mágicos y hierbas con las que curar a los enfermos. Les costo acomodarse a las costumbres cristianas las cuales se salían por completo de su forma de pensar ( la idea de un dios pacífico y de amar a los enemigos era algo totalmente subrealista para ellos), pero acabaron amoldándose transformando sus templos paganos en iglesias simplemente sustituyendo las imágenes y amuletos paganos por cruces.
Sobre esta época otra fe se iba unificando en los pueblos de Arabia, bajo la bandera del islam, con el profeta Mahoma. Una fe tan profunda que, en el año 642 y de la mano del Califa Omar , ardía la biblioteca de Alejandría con más de mil años de antigüedad con la excusa de que la palabra de Ala a través del Corán valía más que todos aquellos libros acumulados por los infieles. Pero a parte de todo este fanatismo religioso, los árabes también tenían una profunda creencia en la magia, prueba de esto son los famosos “Cuentos de las mil y una noches” narrados a Harun al- Rasid, Califa de Bagdad. Sus fuentes son oscuras, algunos eran persas, otros del antiguo Egipto, pero todos ellos hablan de fenómenos mágicos : caballos voladores, fantasmas, genios…
En el s.IX una secta de místicos ascetas mahometanos propagó una creencia según la cual la naturaleza humana podría establecer contacto con el mundo espiritual. Esta secta creó la doctrina sufí y tuvo una gran influencia sobre los futuros ocultistas.
Los soldados mahometanos asimilaron las antiguas prácticas mágicas de las tribus beréberes de Marruecos, y hasta principios del s. XX los beréberes practicaron una religión secreta guiados por las sacerdotisas.
Siguiendo ruta por otras partes del mundo, en este mismo s.IX en Noruega los granjeros adoraban a Odín “el de las Barbas Grises” y a Tor “el de las Barbas Rojas” y llevaban encima gran cantidad de amuletos entre los que no podía faltar el martillo de Tor ( en miniatura, claro) y las runas mágicas.

4793fe29075822b8521b6a88c5c71a4b LA LEYENDA DE LA CAIDA DE SIMON EL MAGO mitos y leyendas

Los nórdicos eran muy supersticiosos y respondieron violentamente al ver las procesiones de monjes cantando oraciones y llevando la cruz de Cristo, por creerles brujos echándoles maldiciones. Así que atacaron a los monjes que ellos creían brujos y destruyeron las ciudades en los que los habían encontrado. Pero el cristianismo logró imponerse también en estos lugares y, hoy en día podemos contemplar , sobretodo en las cruces de piedra que se erigen en los patios de las iglesias británicas, en las que los dioses paganos aparecen junto a los santos cristianos.
Cruz irlandesa del s. IX. Los paneles decorativos reflejan una fusión de los diseños celtas, irlandeses y nórdicos.
A medida que la guerra, las plagas y los enfrentamientos religiosos asolaban la mayor parte del mundo, la gente común seguía con sus quehaceres en el campo, cuidando al ganado y asegurándose, como buenamente podían, su sustento diario, subyugados a un amo feudal y atentos siempre a la llamada de los monjes para preparar el terreno a la hora de construir otro nuevo edificio religioso. Y, aunque su fe los mantenía ligados a la Iglesia, cada poblado tenía su curandera, que lo sabía todo de las hierbas para protegerles de cualquier enfermedad, su “susurrador de caballos” que era muy útil a la hora de curar caballos tan sólo recitandole encantamientos mágicos a la oreja, y no podían faltar un festival por cada estación del año del campesino.
En esta época el año acababa en toda Europa el 1 de Noviembre, día de Todos los Santos( día sagrado instituido el año 993 por el Abad de Cluny). Este día se ofrecían oraciones para aliviar el sufrimiento de las almas del Purgatorio. En Navidad se celebraba una gran fiesta religiosa seguida de ceremonias de fuego con las que se animaba al Sol a regresar .En la fiesta dela Purificación se celebraban las primeras nevadas, en Pascua se regalaban huevos (símbolo de la vida). En la víspera de San Juan (solsticio de verano) saltaban sobre las fogatas cogidos de la mano. El ciclo del año se completaba con los festivales de la fruta, a principios de septiembre llegando nuevamente a la celebración de Todos los Santos. Todas estas celebraciones han llegado hasta nuestros días sin apenas ningún cambio, algunas religiosas , otras paganas, pero todas forman parte de nuestra vida cotidiana y ya ni siquiera nos preguntamos de donde vienen, simplemente las disfrutamos.
Pero por aquella época el disfrute se ve que estaba algo reñido con la religión, así que en el año 959 el rey Edgar proclamó :
” Cada sacerdote debe promocionar con gran celo el cristianismo, y buscar la extinción total de toda práctica pagana; de modo que han de prohibirse los actos celebrados en las fuentes y pozos, la necromancia, la adivinación y los encantamientos”.
Según esto se creía que había grupos que se mantenían apartados y celebraban ritos secretos. Sus danzas no podían ser toleradas por la Iglesia y se les consideraba brujos.
La vida de la gente común de la Edad Media dependía de sus cosechas y del cuidado de sus animales. El epicentro de su vida estaba en la iglesia del pueblo, que generalmente se situaba sobre algún antiguo lugar sagrado ,cuyo dios se había transformado en el santo de la comunidad , y como tal , los protegería a todos en la tierra y también en el cielo. Así que los campesinos empezaron a encontrar toda la magia que necesitaban en la misma Iglesia. No había más cultura entre aquella gente que lo que les contaba el sacerdote desde el púlpito o los cuentos que corrían de generación en generación. Todo su afán era realizar los ritos adecuados para así obtener la mayor ayuda posible de los santos en su vida cotidiana y después tener ganado el cielo.

LA LEYENDA DE LA CAIDA DE SIMON EL MAGO

LEYENDAS DE FANTASIA

Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.