Buscar mitos y leyendas

Mitología y leyendas urbanas: EL MITO DE QUE EL SER HUMANO TIENE 5 SENTIDOS

El ser humano tiene 5 sentidos.

Falso. Se dice que los sentidos son cinco: vista, oído, olfato, tacto y gusto. Esta clasificación es atribuida a Aristóteles. Que haya sobrevivido tanto tiempo enseñándose en los colegios y universidades es un milagro, pues hay muchas otras cosas que Aristóteles dijo (por ejemplo, en Física, dijo que hay 4 elementos que forman la materia, o que los cuerpos se mantienen en movimiento mientras haya una fuerza aplicada) que han sido probadas erróneas hace siglos. El ser humano tiene más o menos entre 10 y 20 sentidos, aunque esto varía de acuerdo a la clasificación de los médicos. Algunos clasifican todos estos sentidos de acuerdo a características físicas o químicas percibidas, en 4 tipos: quimiorecepción, fotorecepción, mecanorecepción y termocepción.

Veamos algunos de los sentidos humanos (incluir los de los demás animales alargaría la lista):

-Visión.
-Audición.
-Olfato.
-Tacto.
-Gusto.
-Equilibriocepción, sentido del balance o sentido vestibular: percibe momento angular y aceleración lineal.
-Termocepción: percibe el calor o la ausencia del mismo (sensación de frío o calor).
-Propiocepción: nos indica la posición relativa de las partes de nuestro cuerpo (cierra los ojos y tócate la nariz).
-Dolor o Nocicepción: detecta el dolor y los cambios mecánicos, químicos y térmicos por encima de su umbral.
-Receptores pulmonares de estiramiento.
-Receptores cutáneos: no sólo responen como el sentido del tacto, sino que además responde ante la vasodilatación de la piel, como el enrojecimiento de la cara.
-Receptores en la vejiga y el recto: si son estimulados dan la sensación de llenura.
-Receptores de estiramiento en el estómago: detectan la expansión de gases.

EL MITO DE QUE EL SER HUMANO TIENE 5 SENTIDOS

MITOS CIENTIFICOS

Historias y cuentos de fantasía:

    Búsqueda personalizada
    Realidad y ficción
    Sucesos y acontecimientos fuera de lo común, de otra realidad, la gente inventa cosas que se convierten en leyendas urbanas, normalmente inciertas y fantásticas, pero a veces la realidad supera a la ciencia ficción. El hombre ha necesitado crear dioses y mitos para explicar su existencia cuando no era capaz de comprender el mundo.